Primeros Pasos en la Decoración de Interiores

Cómo Empezar


Primeros Pasos en la Decoración de Interiores

Quién desee abordar, sin conocimiento previo, la decoración o reforma de alguna habitación o sector de la casa, es natural que se encuentre con un montón de preguntas.

¿Por dónde empezar? ¿Cómo reorganizar el espacio? ¿De qué manera distribuir objetos y muebles? ¿Qué revestimientos son los adecuados? ¿Qué colores, texturas o estampados elegir?

Estas preguntas sugieren que necesitamos conocer algunas bases de la decoración interior y dedicar un tiempo a planificar. En el principio se precisa de una serie de pasos que son los mismos que utiliza el decorador profesional para realizar sus proyectos.

1) Relevamiento del espacio

Para empezar necesitamos obtener datos detallados de la habitación o sector que vamos a decorar. Sepa que: el espacio propiamente dicho es la materia prima de la decoración, ya que a partir de los elementos físicos que lo componen originalmente empezamos a trabajar, adecuandonos a él o eligiendo modificarlo.

Las primeras decisiones estarán influenciadas por el espacio en sí mismo, incorporando en una etapa posterior la elección y combinación del color, las texturas, los revestimientos y la distribución y ubicación de muebles, objetos y artefactos de luz artificial.

En esta primera etapa, se prestará especial atención a cada uno de los elementos del espacio. Es momento de observar y registrar: las dimensiones del lugar, si existen escalones o desniveles, dónde están ubicadas las puertas y ventanas, dónde están las fuentes de luz natural, qué elementos de obra existen: armarios, sanitarios, chimeneas, interruptores, si hay problemas de humedad, qué revestimientos hay en pisos y paredes, etc.

Conviene tomar medidas y elaborar un plano del lugar, ubicando ventanas, puertas y demás elementos del espacio. La observación es la clave. El registro de lo que se observa también es importante. Anote todo lo que vea. Confeccione un plano simple con medidas y detalles. No hace falta ser arquitecto para trazar un plano; simplemente dibuje las paredes, marque los detalles, señale el ingreso de luz natural, la altura de las ventanas, puertas y otros elementos de obra.

2) Definir gustos y aspiraciones personales

Podríamos definir la decoración como el proceso de crear ambientes, con recursos estéticos, a la medida de quienes lo habitan o frecuentan. Para elaborar un proyecto decorativo necesitamos tener en cuenta cuestiones referentes a nuestra personalidad y anhelos: cómo somos, qué esperamos del espacio físico, qué nos hace sentir bien, cuales son nuestros gustos personales, nuestras aspiraciones, hobbies, actividades o cualquier otra cuestión relacionada a nuestra manera única de elegir la vida.

La decoración no se trata sólo de elementos estéticos, también se basa en el compromiso con nuestra calidad de vida, nuestro bienestar, anhelos y expectativas.

Pregúntese qué colores lo inspiran, tanto a usted como a quienes vayan a compartir el espacio, qué objetos le gustaría que tuviese, qué estilos son más afines a su personalidad. Si, por ejemplo, se tratara de un dormitorio: ¿Desearía una cama mas grande que la actual? ¿Disfruta de ver televisión todas las noches? ¿Espera compartir el cuarto con alguien más? De esta manera, vamos obteniendo pistas sobre lo que deseamos para esta habitación o sector en particular.

(El color imprime personalidad a la decoración. Para elegir la paleta de colores es importante conocer cuales son nuestros colores preferidos)

3) Definir usos y necesidades específicos

El buen diseño de un espacio debe estar preparado para el uso que se le vaya a dar. Saber, por ejemplo: qué actividades se desarrollarán habitualmente allí, cuales son los usos que hace la familia de él o las costumbres de los integrantes de la casa, qué necesidades físicas existen,
cuales son las prioridades funcionales, etc.

Del uso que se haga de un espacio, y de nuestras necesidades en él, dependerá gran parte de las decisiones prácticas y decorativas. Recuerde que una habitación bien decorada pero sin una óptima funcionalidad es una habitación mal resuelta.

(Las actividades que se realicen en un espacio definen una parte importante del proyecto. En esta ambientación se requería integrar un área de estar con sillones, un área comedor, un sector de lectura y varias zonas de guardado)

4) Definir los elementos de la decoración

A) El espacio y su distribución. Ubicar las masas (muebles, objetos y elementos decorativos) dentro del espacio atentos al flujo de la circulación

B) El estilo decorativo

C) La paleta de colores

D) La selección de texturas a utilizar en muebles, superficies y complementos. (Entendemos por texturas a la calidad o aspecto físico de cualquier material empleado en la decoración, ej. satinado, rugoso, mate, etc.)

E) Revestimientos de paredes y pisos

F) Muebles, objetos y complementos de la decoración

G) Iluminación artificial


Es importante decir que toda esta información es sólo un disparador para que usted pueda empezar a entender la decoración, que puede ser un caos, con malos resultados, si no conocemos los mínimos requisitos teóricos. No se puede improvisar si se desea obtener buenos resultados. Antes de transgredir o dejarnos llevar por la pasión, necesitamos saber cuestiones básicas que no podemos ni debemos dejar pasar.

Conviene profundizar en estos temas para adquirir conocimientos prácticos en la mayor cantidad posible de aspectos involucrados en la decoración, ya que la forma natural de prueba y error que utilizamos para aprender cualquier materia, en este caso puede resultar un proceso caro que conviene evitar.


Reinventa tu espacio